Rústico: lo natural en tu hogar.

SONY DSC

En estos tiempos en donde estamos inmersos en el ambiente sistemático y frío de la ciudad, tratamos de hacer lo imposible de conservar la naturalidad y el confort. El estilo rústico reúne estas características, es una tendencia que no pasa de moda, además que es combinable con muchas otras.

El estilo rústico se define con muebles de madera envejecida o poco tratada y el uso de herrería como complemento. Los colores que más van en armonía son los más acercados a la naturaleza, como los tonos crudos (beige, crema, blanco, gris)) en contraste con los colores otoñales (rojo, naranja, marrón, ocre, caqui).

Entre los elementos de decoración como: floreros, marcos fotográficos, etc, puedes ocupar los que estén hechos con materiales naturales: barro, piedra, cestería y metal. Para mantelería, cortinas y tapizados ocupa telas como: algodón, yute, lino, manta, etc.

La mezcla de lo antiguo, rural y artesanal es lo que le da un toque único a esta tendencia, por lo que puedes ocupar como decorativos: muñecas artesanales, fruteros decorativos, botes de leche metálicos, entre otros objetos.

También, como comentábamos antes si lo que decides es no saturar con tantos elementos rústicos, puedes decorar sólo con algunos elementos, como una mesa de centro, con algunas sillas o incluso con un porta retratos de este estilo. Lo importante es la comodidad y calidez que puedas lograr al mezclar o implementar elementos.


foto

Las grandes ciudades se mantienen siempre en movimiento, dejando atrás lo que no puede adaptarse a su ritmo, por ello muchos edificios que antes conformaban fabricas u oficinas se vuelven obsoletos para propósitos de producción, sin embargo siguiendo la idea de que reciclar cada vez es más relevante, estos inmuebles se transforman dando lugar a unidades residenciales.  Aun así el reciclar muchas veces no es tan fácil, por ello se optó por hacer leves adaptaciones que crearon una tendencia en boga: la decoración industrial.

Las paredes en cemento o ladrillo sin pintar, los materiales rudos como la madera sin tratar, el metal o el hormigón son los elementos base de esta forma de decoración. El uso de colores monocromáticos como el blanco y el negro o la escala de grises, se usa tanto en salas como en recámaras. Las vigas del techo, las tuberías o cableados a la vista le dan vida.

Puedes usar muebles recuperados o armados con maquinaria en tonos oscuros. Los electrodomésticos y utensilios en metal, la cerámica lisa o el vidrio. Recuerda que las habitaciones se deben de ver lo más austeras posibles, inclusive conservar el aspecto de acabado, abandonado o derruido.

Las lámparas flexibles y metálicas de piso, las colgantes en metal o acero grandes como las que se usarían en un almacén o fábrica, son un perfecto elemento de decoración. Si vas a usar tapetes o manteles, procura que sean en colores neutros y oscuros o si son estampados que tengan líneas rectas o geométricas. De igual forma los cuadros deben ser con estilo lo más urbano posible, en grafito, lápiz o en tintas a un solo tono.

Este tipo de decoración es perfecta para espacios pequeños, grandes ventanas y techos. Recomendable para personas solteras o parejas sin niños, ya que son demasiados los elementos que pueden ser peligrosos para los más pequeños. Si tu estilo es un tanto bohemio y sencillo, esta tendencia en decoración te queda como anillo al dedo.

Visítanos, conoce los muebles que harán de tus espacios, lugares con estilo industrial.


recibidor

La primera imagen es el momento crucial entre la aceptación o la aversión, por lo que resulta una situación compleja, y más difícil es cuando implica la recepción de invitados; este es el trabajo del Recibidor. Pero aunque suene complicado, el elaborar uno en la puerta de tu casa no tiene por qué ser igual de enredada. Diviértete armando un recibidor con nuestros consejos.

Las cosas que puedes colocar para que tu recibidor sea práctico son:

Una mesa o un cajonero.- Es muy funcional tener un mueble de este tipo en la entrada de la casa puesto que cuando llegas, lo primero que se suele  hacer es soltar las llaves, el celular, papeles o cualquier cosa que se traiga en las manos; que mejor que un mueble que nos permita organizar este tipo de objetos, sin que se vea regado.

Un perchero.- Ya sea de pared o de pie, este te puede ayudar a dejar tus prendas y las de tus invitados de una manera elegante.

Un sillón, banca o silla.– Va a ser el sitio perfecto para sentarte si deseas descansar un momento de un largo día en el trabajo, o si estás esperando con ansias la llegada de un ser querido o el lugar donde hagas esperar a tus amigos antes de entrar a tu desorden habitual o incluso el asiento en donde cómodamente puedas quitarte los zapatos y hacer descansar a tus pies.

Un espejo.- Es muy práctico, ya que puedes usarlo para arreglar los desperfectos que el aire hizo en tu cabello, o para que alguno de tus invitados se de una última retocada antes de entrar.

Lugar pequeño

Si el espacio que designas para el recibidor es muy pequeño, puedes alternar con los objetos; colocar una mesita con cajones, un pequeño espejo, un banquito y un portallaves. Si tu espacio no está separado de la siguiente habitación puedes hacer uso de un biombo o una mampara, para dividir, no te olvides de colocar una lámpara ya sea de techo o de mesa para equilibrar la iluminación, lograrás una imagen nueva.

Lugar amplio

Si cuentas con toda una habitación o un pasillo puedes alternar con los muebles, agregar más piezas.  Una mesa, dos sillones, un perchero de pie, canastos para los zapatos, un florero o maceta y aprovechar la pared para colocar aparte de un espejo, cuadros o portarretratos. Incluso puedes colocar una lámpara de piso. El objetivo de combinar muebles es hacer uso del espacio, sin embargo no olvides que no debes saturar la habitación.

Armar tu propio lugar de recepción puede ser una tarea increíble y aún más si le metes creatividad, así lograrás darle una llegada calurosa y atractiva a tus invitados.

 

 


SONY DSC

Es necesario que después de un día ajetreado y laborioso, nos tomemos unas horas para descansar y olvidarnos del estrés. Un buen libro, una revista o un periódico en conjunto con nuestra bebida favorita pueden ser parte de la relajación. ¡Qué mejor es tener un espacio tan íntimo en tu hogar!

Un rincón o espacio de lectura no requiere de mucho dinero ni de mucho espacio, te damos algunos consejos sobre cómo acomodar este lugar ideal:

Intimidad: Puede ser en cualquier espacio de tu casa: sala, recámara, jardín, etc. Debe de estar libre de distracciones y de preferencia en un espacio que no sea muy transitado como: un pasillo, junto a una puerta o el recibidor.

Iluminación: Recuerda que para una buena lectura y para evitar que tu vista se dañe, debes de tener buena luz. Sin embargo si escogiste un lugar en donde no llega luz natural, puedes apoyarte de algunas lámparas, hay muchos modelos que incluso pueden acomodarse según tu necesidad.

Comodidad: El estar mucho tiempo leyendo puede llegar a fatigarte, por eso es bueno escoger un mueble cómodo para sentarse, reclinarse e incluso semi recostarse. Puede ser un sofá, un puff, un diván, un taburete para tus pies e inclusive almohadones, el objetivo es que te sientas lo más confortable posible. Siempre incluye una pequeña manta para cubrirte del frío.

Practicidad: Si el espacio te lo permite es preferente que coloques por lo menos un librero, un revistero o repisas en donde puedas colocar lo que quieras leer. También es bastante útil una pequeña mesa, ya sea de centro o lateral, en donde puedas colocar una bebida, tus separadores de libros y hasta una libreta por si quieres hacer anotaciones.

Tu espacio de lectura no debe ser necesariamente serio, puedes ser creativo con los colores, jugar con los accesorios como lámparas y cojines, e incluso puedes hacer un espacio temático, siempre y cuando sea un lugar que te invite a regresar, que te permita estar en paz.

 

 


London mod1

 

Después de haber hecho los trámites tediosos para obtener tu nuevo departamento, las despedidas a tu familia y la emoción de tu nueva independencia, suena bastante pesado el tener que amueblar de golpe tu nuevo hábitat. ¿Todos los muebles son necesarios? ¿Qué debo comprar?

Lo primero es tener un presupuesto, asignarte una suma de dinero que dispondrás para la compra de tus muebles, ya sea para hacer tus pagos a contado o por crédito  -también debes considerar una cantidad por si te cobran por el traslado de tus muebles-. En caso de pago por crédito puedes adquirirlo a través de la tienda en que desees adquirir tu mobiliario o a través de una tarjeta bancaria. Recuerda ser puntual con tu ahorro o con tus pagos para no tener problemas.

En segundo lugar tienes que ordenar prioridades, cuando se empieza a vivir de manera independiente, se tienen que elegir los muebles que sean de primera necesidad. A todos nos gustaría que nuestro primer depa fuera de lujo: con tina de baño, home theater, mini bar, etcétera, pero comprar sin pensar puede ser un problema, sobre todo cuando tienes que contemplar otros gastos como despensa. Empieza primero con una cama o sofá-cama, un clóset o armario, un antecomedor o comedor pequeño, una alacena y un librero o un mueble para TV. Posteriormente ve adquiriendo los muebles que vayas necesitando como burós, un escritorio, la sala, entre otros.

En último lugar pero no menos importante, dale ambiente a tu nuevo departamento.

Elige muebles que sean adecuados a la dimensión de tu Depa, si los eliges muy grandes, eliminarás la luz y tu ambiente estará viciado, además dispondrás de menos espacio para colocar más cosas. Nunca compres un mueble del que no estás seguro de sus dimensiones; considera también el tamaño de la puerta por donde pasarás el mobiliario. ¡No querrás llevarte desagradables sorpresas!

Busca colores y texturas que tengan armonía entre sí, recuerda que a veces lo más sencillo tiene más estilo. Y lo más importante: escoge siempre los muebles a tu gusto, para que sientas a tu nuevo depa, como tu hogar.

Visita BOSSA, entre nuestra variedad de colores, tamaños y estilos, encontrarás el mueble perfecto para ti.